Comercio electrónico, un complemento al comercio tradicional

En los últimos 10 años, el comercio electrónico español ha crecido hasta triplicar el volumen de ventas. En este tiempo, el marketing y la comunicación online han experimentado grandes cambios: el paso de la web 1.0 a la 3.0, la irrupción de las redes sociales o la integración de las tiendas online. Fenómenos que sin duda han reinterpretado los sistemas de comercialización y que, por consecuencia, han influido en el comercio tradicional.

Pero, ¿es realmente necesario para un comercio tradicional hacer comercio electrónico? La respuesta es rotunda: sí. Por el simple hecho de que un negocio es un ente vivo, ha de adaptarse al entorno para su supervivencia. Y hoy en día, tener un negocio sin concebir una mínima presencia online sería un error.

A continuación, detallamos a grandes rasgos las principales ventajas que supone el comercio electrónico:

Ventajas del comercio electrónico para las empresas:

1. Mejoras en la distribución:

Mediante el comercio electrónico se consigue que la distribución suponga menos costes o incluso coste cero. Este último puede ser el caso de empresas dedicadas a la venta de softwares o aplicaciones informáticas, que mediante el canal online permiten la compra-venta instantánea.

2. Mejoras en la relación con los clientes:

La comunicación que puede realizarse vía Internet, más inmediata y efectiva, supone un apoyo a la relación personal con los clientes, aportándoles un valor añadido, que se traduce en una mayor confianza y fidelización o recomendación a terceros.

3. Beneficios operacionales:

Las gestiones de comercio electrónico permiten reducir errores, tiempo y costes en el tratamiento de la información. La creación de nuevos canales de marketing y ventas permiten el acceso interactivo a catálogos, listas de precios y folletos publicitarios, lo que facilita la venta directa, además respaldada por un soporte técnico e informativo.

4. Creación de mercados, segmentos nuevos y entrada a nuevos mercados a nivel mundial:

La apertura en el canal online permite eliminar barreras geográficas y demográficas. Es decir, gracias al comercio electrónico, un comercio ubicado por ejemplo en el municipio de Olivares (Sevilla) dedicado a la venta de ropa de bebés, puede realizar operaciones con clientes del resto de España, Europa u otros continentes a través de una tienda online.

Ventajas del comercio electrónico para los usuarios:

1. Menos costes:

Gracias al comercio electrónico, el usuario tiene la posibilidad de encontrar un producto/servicio a menor coste, principalmente porque se reducen los gastos de desplazamiento y tiempo y, también, porque puede conseguir acceder a ofertas u otras ventajas por realizar la compra en Internet.

2. Mayor comodidad:

La facilidad de comprar desde casa, sin restricciones horarias, supone mayor comodidad para el público que dispone de poco tiempo o que prefiere una compra relajada. El usuario puede dedicar el tiempo que desee en la búsqueda del producto/servicio con plena libertad, contando además con información de valor (web corporativa, opiniones de otros usuarios, etc.). Esto ayudará a generar mayor confianza con la marca y, si la experiencia es positiva, se promoverá la re-compra.

Si aún no tienes claro por qué es conveniente hacer comercio electrónico como complemento al comercio tradicional, te damos las siguientes razones:

1. Mejorar el posicionamiento de la compañía.

No solo ayuda a crear más valor de la marca y a que la empresa consiga mejor posicionamiento en su sector, sino que también permite mejorar la localización y ubicación del establecimiento.

2. Crear sinergias con el canal offline:

Mediante diferentes sistemas de atención al cliente se pueden crear bases de datos de “leads” (contactos de calidad) para hacer campañas de email-marketing. Por ejemplo, cuando una persona compra por primera vez en un establecimiento, se le pueden pedir sus datos (que irán a una base de datos) y hacerle una “tarjeta de cliente” que le ofrecerá ciertas ventajas (ofertas, descuentos, etc.) en próximas compras.

Además, la presencia de una empresa online permite la creación de “comunidad” en torno a la marca, lo que favorecerá la fidelización de clientes.

3. Abrir nuevos canales de comunicación:

Teniendo en cuenta que el comercio electrónico se define como toda entrega de información, productos o servicios por medios electrónicos, este permite abrir nuevos canales de comunicación de la empresa, tanto con los clientes, como con sus proveedores o distribuidores (solicitud de presupuestos, envío de catálogos, facturación, etc.).

4. Vender 24/365:

El comercio online no tiene “horarios”. Esto hace que se pueda vender 24 horas al día, los 365 días al año.

5. Ampliar la cobertura de mercado:

A veces, en la evolución de una empresa surge la cuestión de ampliar la cobertura de mercado. El ámbito local puede hacerse pequeño para conseguir los objetivos de ventas propuestos. Por ello, el canal online será un gran aliado.

6. Diversificar la oferta de nuevos productos:

Gracias a los reducidos costes de distribución, la introducción de nuevos productos puede hacerse de forma asequible, permitiendo incluso una fase o periodo de prueba, lo que ayudará a la empresa a la hora de llevar a cabo la producción.

A pesar de conocer ventajas y motivos suficientes, el paso de hacer comercio tradicional a hacer comercio electrónico puede plantearte preguntas como ¿qué inversión es necesaria? ¿qué beneficios conseguiré? o ¿en qué plazo?.

Por nuestra experiencia, comprendemos esto como algo natural y realmente necesario, ya que reflexionar sobre estos aspectos te llevará al punto de partida para desarrollar una estrategia de comercio electrónico para alcanzar tus objetivos.

¿Quieres saber más? Pincha aquí y descarga la presentación con “3 pasos para hacer comercio electrónico”.

Más publicaciones en nuestro blog: